Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias obligatoras y de terceros opcionales con la finalidad de hacer que su navegación sea segura, hacer análisis estadístico de las visitas a la web y conocer su usabilidad.
Si desea más información o cambiar la configuración de su navegador, puede visitar nuestra Política de Cookies.
Pulse el botón "Rechazar cookies" o "Aceptar cookies" para confirmar que ha leído y aceptado la información aquí presentada.

La tecnología como impulsora de la inversión sostenible

Junio de 2020
La tecnolog√≠a es un aliado indiscutible de la inversi√≥n sostenible de impacto. La aplicaci√≥n de t√©cnicas como la inteligencia artificial o el ¬ębig data¬Ľ supondr√≠a un paso definitivo en su desarrollo, permitiendo conocer pr√°cticamente en tiempo real el impacto positivo generado por una cartera de inversiones.

La inversión de impacto suele definirse como aquella inversión que persigue un doble retorno: el financiero y el sostenible. Y es que, lejos de la filantropía o de cualquier tipo de actividad sin ánimo de lucro, la inversión de impacto busca generar una rentabilidad económica positiva. No obstante, y aquí subyace la gran diferencia con la inversión tradicional, este estilo de inversión condiciona dicha rentabilidad financiera a la generación de un retorno de carácter ambiental y/o social positivo.

Una de las caracter√≠sticas m√°s complejas de la inversi√≥n de impacto, por su dificultad de medici√≥n y trazabilidad, es la causalidad. Es decir, la relaci√≥n entre la inversi√≥n realizada y el impacto generado. Por este motivo, la inversi√≥n de impacto tiene su origen en los activos no cotizados, los conocidos como activos il√≠quidos o alternativos. Sin embargo, desde hace unos a√Īos y gracias a la expansi√≥n de la sostenibilidad en los mercados financieros y el creciente inter√©s de los inversores hacia esta tipolog√≠a de activos, cada vez existen m√°s estrategias l√≠quidas con las que se puede generar un impacto positivo.

No obstante, e independientemente de que se trate de inversiones cotizadas o no cotizadas, la principal exigencia de esta tipología de inversión es que dicho impacto sea medible y cuantificable para así poder garantizar que los objetivos de impacto establecidos se cumplen en tiempo y forma.

Tradicionalmente la inversi√≥n de impacto ha estado sesgada hacia el terreno medioambiental. En primer lugar, por la urgencia e inmediatez que exige la lucha contra el Cambio Clim√°tico, y, en segundo lugar, por su car√°cter m√°s ¬ęcient√≠fico¬Ľ, lo cual facilita su seguimiento y control. Sin embargo, la inversi√≥n de impacto social ha ido ganando un creciente protagonismo en los √ļltimos a√Īos. Una gran aportaci√≥n a este avance han sido los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) impulsados por las Naciones Unidas en 2015, que han permitido aterrizar en metas concretas todas aquellas acciones que podemos considerar como socialmente positivas, y, en consecuencia, medir como impacto positivo.

La actual crisis sanitaria provocada por la pandemia de la COVID-19 tambi√©n ha incrementado la sensibilidad de los inversores por este tipo de cuestiones, pero no s√≥lo eso, tambi√©n ha puesto de manifiesto el papel tan relevante que muchos sectores e industrias desempe√Īan en el progreso y desarrollo de las econom√≠as y sociedades. La tecnolog√≠a, esa destreza que aplica de manera l√≥gica un conjunto de conocimientos y t√©cnicas para dar soluci√≥n a un problema, ha tenido un papel protagonista, y es que esta ciencia ha sido m√°s necesaria que nunca durante los √ļltimos meses.

El v√≠nculo entre tecnolog√≠a y sostenibilidad es tal que el acceso y la democratizaci√≥n de las nuevas tecnolog√≠as ya constituyen un objetivo de sostenibilidad per se. Y as√≠ lo expresa la meta 1.4. de los ODS: ¬ęPara 2030, garantizar que todos los hombres y mujeres, en particular los pobres y los m√°s vulnerables, tengan los mismos derechos a los recursos econ√≥micos, as√≠ como acceso a los servicios b√°sicos, la propiedad y el control de las tierras y otros bienes, la herencia, los recursos naturales, las nuevas tecnolog√≠as y los servicios econ√≥micos, incluida la microfinanciaci√≥n.¬Ľ

Sin embargo, la relación entre tecnología, sostenibilidad e impacto positivo va mucho más allá: la innovación tecnológica y todas aquellas herramientas que ésta nos brinda sirven como palanca de cambio para poner en marcha y permitir progresar muchos de los objetivos de sostenibilidad perseguidos, tal y como demuestra la tabla inferior.

Metas de los ODS con referencias explícitas a la contribución esperada de las tecnologías

1.4. Para 2030, garantizar que todos los hombres y mujeres, en particular los pobres y los más vulnerables, tengan los mismos derechos a los recursos económicos, así como acceso a los servicios básicos, la propiedad y el control de las tierras y otros bienes, la herencia, los recursos naturales, las nuevas tecnologías y los servicios económicos, incluida la microfinanciación.

2.a. Aumentar las inversiones, incluso mediante una mayor cooperación internacional, en la infraestructura rural, la investigación agrícola y los servicios de extensión, el desarrollo tecnológico y los bancos de genes de plantas y ganado a fin de mejorar la capacidad de producción agrícola en los países en desarrollo, en particular en los países menos adelantados.

5.6.b. Mejorar el uso de la tecnología instrumental, en particular la tecnología de la información y las comunicaciones, para promover el empoderamiento de las mujeres.

6.5.a. De aquí a 2030, ampliar la cooperación internacional y el apoyo prestado a los países en desarrollo para la creación de capacidad en actividades y programas relativos al agua y el saneamiento, como los de captación de agua, desalinización, uso eficiente de los recursos hídricos, tratamiento de aguas residuales, reciclado y tecnologías de reutilización.

7.3.a. De aquí a 2030, aumentar la cooperación internacional para facilitar el acceso a la investigación y la tecnología relativas a la energía limpia, incluidas las fuentes renovables, la eficiencia energética y las tecnologías avanzadas y menos contaminantes de combustibles fósiles, y promover la inversión en infraestructura energética y tecnologías limpias.

8.2. Lograr niveles m√°s elevados de productividad econ√≥mica mediante la diversificaci√≥n, la modernizaci√≥n tecnol√≥gica y la innovaci√≥n, entre otras cosas centr√°ndose en los sectores con gran valor a√Īadido y un uso intensivo de la mano de obra.

9. Para conseguir una economía robusta se necesitan inversiones en infraestructura (transporte, regadío, energía, tecnología de la información y las comunicaciones). Estas son fundamentales para lograr un desarrollo sostenible, empoderar a las sociedades de numerosos países, fomentar una mayor estabilidad social y conseguir ciudades más resistentes al cambio climático.

12.8.a. Ayudar a los países en desarrollo a fortalecer su capacidad científica y tecnológica para avanzar hacia modalidades de consumo y producción más sostenibles.

17. Se necesita una acción urgente para movilizar, redirigir y desbloquear el poder transformador de billones de dólares de los recursos privados para cumplir con los objetivos del desarrollo sostenible. Inversiones a largo plazo, incluida la inversión extranjera directa, son necesarias en sectores críticos, especialmente en los países en desarrollo. Estas incluyen la energía sostenible, la infraestructura y el transporte, así como las tecnologías de la información y las comunicaciones.

Fuente: Afi, a partir de ONU.


Uno de los requisitos que exige la inversi√≥n sostenible es que la consecuci√≥n de un impacto positivo no suponga el agravio de otras cuestiones que afecten al medioambiente o a la sociedad. Es decir, el fin ya no justifica los medios, y el principio de ¬ęno da√Īar¬Ľ se impone en la inversi√≥n sostenible. Para este fin, la tecnolog√≠a aplicada a trav√©s de la ciencia de los datos cobra especial protagonismo. Y es que a trav√©s de agregadores de datos masivos, actualmente somos capaces de conocer el n√ļmero de toneladas de emisiones de CO2 de una compa√Ī√≠a derivados del gasto energ√©tico de su actividad, y, por lo tanto, podemos conocer y medir el impacto adverso que dicha actividad genera.

Por otro lado, uno de los principales desaf√≠os que enfrenta la inversi√≥n de impacto es la medici√≥n del mismo de manera conjunta para un elevado n√ļmero de inversiones. Esto se debe a que los datos en relaci√≥n a cuestiones extra-financieras que generan las compa√Ī√≠as son a√ļn muy diversos y heterog√©neos, lo cual dificulta su comparaci√≥n y agregaci√≥n de manera autom√°tica. Por este motivo, la aplicaci√≥n de t√©cnicas como la inteligencia artificial o el big data que permitan subsanar esta deficiencia, supondr√≠a un paso definitivo en el desarrollo de la inversi√≥n sostenible, permitiendo conocer pr√°cticamente en tiempo real el impacto positivo generado por una cartera de inversiones. Adem√°s, la utilizaci√≥n de estas herramientas implicar√≠a poder generar modelos de predicci√≥n avanzados que establezcan metas sostenibles mucho m√°s acotadas para un determinado horizonte temporal. As√≠ resultar√≠a m√°s sencillo y eficiente el correcto seguimiento del cumplimiento de los objetivos marcados y la aplicaci√≥n de medidas correctoras en caso de incumplimiento.

En definitiva,

Claudia Antu√Īa
Claudia Antu√Īa es consultora de Consultora de de Afi Inversiones Globales, SGIIC.