Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias obligatoras y de terceros opcionales con la finalidad de hacer que su navegación sea segura, hacer análisis estadístico de las visitas a la web y conocer su usabilidad.
Si desea más información o cambiar la configuración de su navegador, puede visitar nuestra Política de Cookies.
Pulse el botón "Rechazar cookies" o "Aceptar cookies" para confirmar que ha leído y aceptado la información aquí presentada.

Buscando el impacto de las inversiones

Junio de 2020
Muchos inversores ya est谩n interesados no s贸lo en los resultados financieros de sus inversiones sino tambi茅n en el impacto m谩s amplio y a largo plazo de dichas inversiones en el medio ambiente, las generaciones futuras o una gama cada vez m谩s amplia de partes interesadas, no consideradas (a煤n) clave por las estrategias de inversi贸n 芦business-as-usual禄.

Antes de entrar en materia, consideramos preciso matizar los distintos conceptos de inversi贸n que se asocian con mayor o menor correcci贸n a la inversi贸n de impacto.

La inversi贸n socialmente responsable (ISR) se refiere a invertir con el objetivo de lograr rendimientos financieros respetando criterios 茅ticos, ambientales y/o sociales espec铆ficos.

La inversi贸n basada en valores y criterios ESG, o inversi贸n responsable, se refiere a las estrategias y pr谩cticas que incorporan factores materiales de car谩cter ambiental (E), social (S) y de gobernanza (G) en las decisiones de inversi贸n y en la propiedad activa con el fin de minimizar los riesgos y maximizar la rentabilidad. No es sin贸nimo de inversi贸n 茅tica, ya que inversi贸n socialmente responsable o inversi贸n de impacto debido a que la inversi贸n responsable puede y debe ser adoptada incluso por los inversores cuyo 煤nico objetivo es la rentabilidad financiera, debido a que 茅sta se basa en la premisa de que ignorar los factores ESG es ignorar riesgos y oportunidades que tienen un efecto significativo en los rendimientos de las inversiones.

La inversi贸n de impacto -a la que dedicamos el presente art铆culo- es la financiaci贸n de actividades, empresas o iniciativas que produce de manera verificable (esto es, basado en m茅tricas acordadas) un impacto positivo en la econom铆a, la sociedad y/o el medio ambiente una vez que los posibles impactos negativos han sido debidamente identificados y mitigados, al tiempo que busca rendimientos financieros.

Buscando el impacto

El impacto es el conjunto de efectos a largo plazo de una determinada intervenci贸n o inversi贸n que incluye los positivos y negativos, los directos e indirectos, as铆 como lo intencionados y los no intencionados[1]. El impacto trasciende por tanto al concepto o criterio de eficacia (grado de consecuci贸n de los objetivos) en la medida en que no se limita a la verificaci贸n de los efectos previstos, sino tambi茅n a los no previstos; no se circunscribe al an谩lisis de los efectos deseados, sino tambi茅n al de los no deseados; y no se reduce al estudio de dichos efectos sobre la poblaci贸n objetivo, sino tambi茅n sobre aquella directa o indirectamente afectada.

La b煤squeda del impacto tambi茅n implica tener claros -y abordar con honestidad- dos conceptos adicionales: la contribuci贸n (grado en el que la inversi贸n influye en el resultado) y la atribuci贸n (grado en el que la inversi贸n es responsable del resultado).

En definitiva, (el famoso y a menudo imposible escenario contrafactual). O lo que es lo mismo, contestar a preguntas como 驴cu谩l ser铆a la situaci贸n si la intervenci贸n no hubiera tenido lugar?, o constatar si las mejoras que se han producido son el resultado directo de la intervenci贸n, se deben a otros factores o a una combinaci贸n de ambos.

Llegados a este punto acudimos a una metodolog铆a de planificaci贸n de intervenciones (proyectos, planes, programas, inversiones) orientada a objetivos y/o resultados, de enorme utilidad a pesar de datar de los a帽os 70 del pasado siglo. Se trata del Enfoque del Marco L贸gico (LFA, por sus siglas en ingl茅s), originalmente dise帽ada por la Agencia de Cooperaci贸n al Desarrollo de Estados Unidos (USAID), r谩pidamente adoptada por otras agencias bilaterales y multilaterales de cooperaci贸n internacional y solo en fechas m谩s reciente reconocida su utilidad por el sector financiero y corporativo para la planificaci贸n, la formulaci贸n, el an谩lisis, la implementaci贸n, el seguimiento y la evaluaci贸n de intervenciones o inversiones.

El punto de partida del proceso de planificaci贸n es el an谩lisis de problemas, que conduce a la identificaci贸n de objetivos lo que, finalmente, permite elegir las actividades m谩s relevantes en t茅rminos de su contribuci贸n a la consecuci贸n de dichos objetivos, impactos en nuestro caso.

De los problemas a los objetivos
Fuente: Afi.

Una idea b谩sica de este enfoque de trabajo, que comparte con la Teor铆a del Cambio, es que nunca debe comenzarse a hablar de lo que queremos hacer (芦actividades禄) sino del problema que necesita ser resuelto y de lo que se desea conseguir (芦objetivos禄). Este es el quid de la cuesti贸n en la b煤squeda del impacto.

El largo y complejo camino desde los recursos invertidos hasta el impacto
Fuente: Afi.

Ambos instrumentos (LFA y Teor铆a del Cambio) son muy complementarios: la Teor铆a de Cambio puede equipararse con la l贸gica vertical de la matriz de marco l贸gico -esquema en el que se estructura el razonamiento que subyace a este enfoque metodol贸gico- mientras que, en su l贸gica horizontal, la matriz se convierte en un plan de monitoreo para medir el cumplimiento de cada uno de los elementos (desarrollo de las actividades, producci贸n de outputs, consecuci贸n de outcomes o resultados) con una serie de indicadores y medios o fuentes de verificaci贸n.

Matriz del marco l贸gico
Fuente: Afi.

Asimismo, la matriz del marco l贸gico permite visualizar de forma muy sencilla la relaci贸n existente entre los criterios de evaluaci贸n (eficiencia, eficacia, relevancia, impacto, sostenibilidad y adicionalidad, fundamentalmente) y la l贸gica vertical de la matriz.

El enfoque del marco l贸gico y los criterios de evaluaci贸n
Fuente: Afi.

Generar impacto es, en definitiva, identificar y resolver problemas

Tras el repaso te贸rico previo que ten铆a el prop贸sito de presentar herramientas para la correcta identificaci贸n, formulaci贸n, medici贸n y, en definitiva, verificaci贸n del impacto generado por las inversiones, concluimos con la presentaci贸n de otra herramienta para la identificaci贸n de problemas que la inversi贸n de impacto ha generalizado en su uso. De hecho, es un mapa invertido de problemas (esto es, problemas transformados en objetivos), elaborado de forma conjunta por todos los pa铆ses miembros de las Naciones Unidas, a los que todos ellos se comprometieron a resolver antes de 2030.

Nos referimos a la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 que, habiendo analizado con profundidad los problemas globales a los que nos enfrentamos todas las sociedades del mundo, identifica 17 objetivos (y 169 metas, con much铆sima precisi贸n) a los que contribuir. En el caso de Espa帽a, y en el a帽o 2019, ninguno de los 17 ODS hab铆a sido alcanzado (ninguno se encuentra en color verde) y son mayor铆a los que indican que quedan muchos productos y servicios que transformar o inventar para atenderlos, y a los que los inversores de impacto estar谩n deseosos de contribuir.

Grado de desempe帽o en la consecuci贸n de los ODS por parte de Espa帽a (2019)
Fuente: Afi, a partir de Sachs, J., Schmidt-Traub, G., Kroll, C., Lafortune, G., Fuller, G. (2019): Sustainable Development Report 2019. New York: Bertelsmann Stiftung and Sustainable Development Solutions Network (SDSN).

[1] OCDE (2010) Glosario de los principales t茅rminos sobre evaluaci贸n y gesti贸n basada en resultados. Disponible en: https://www.oecd.org/dac/evaluation/2754804.pdf


Ver贸nica L贸pez es consultora del 谩rea de Econom铆a Aplicada de Afi.
Ricardo Pedraz es consultor del 谩rea de Finanzas P煤blicas de Afi.