Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias obligatoras y de terceros opcionales con la finalidad de hacer que su navegación sea segura, hacer análisis estadístico de las visitas a la web y conocer su usabilidad.
Si desea más información o cambiar la configuración de su navegador, puede visitar nuestra Política de Cookies.
Pulse el botón "Rechazar cookies" o "Aceptar cookies" para confirmar que ha leído y aceptado la información aquí presentada.

Metodolog√≠as activas de aprendizaje ¬ęonline¬Ľ. Un reto para la ense√Īanza de perfiles senior

Abril de 2020
Los formatos de contenido ¬ęonline¬Ľ, est√°n muy en auge y m√°s en situaciones como las que vivimos actualmente, donde los momentos de confinamiento no son ning√ļn impedimento para seguir aprendiendo, formarse y hacerlo de manera global en cualquier escenario y con compa√Īeros de cualquier lugar del mundo.

¬°La letra con sangre entra! Cuantas veces escuch√© a mi abuelo comentar esta frase y ense√Ī√°rmela, con toda su humildad posible y siempre desde la √≥ptica en la que √©l entend√≠a que era la mejor forma de aprender. En ese momento no sab√≠a responderle y, simplemente, me limitaba a memorizar una y otra vez: las tablas de multiplicar, los versos de Gloria Fuertes, los planetas por orden de cercan√≠a a la Tierra, y as√≠ hac√≠a, de manera repetitiva, con todo aquello que deb√≠a aprender y, sobre todo, plasmar en una hoja en blanco a la que llamaban examen.

Pues bien, muchos a√Īos han tenido que pasar para poder responder a mi abuelo y, especialmente, hacerle entender que, tal vez, puedan existir otras formas de aprendizaje que permitan aprender de manera m√°s duradera, m√°s significativas y, especialmente, haciendo referencia a un contexto social cercano en el que cada uno nos desenvolvemos. Y es que adem√°s existen otras formas de evaluar mi aprendizaje.

Ahora puedo sentarme con √©l y explicarle que ya no utilizo los libros que √©l emple√≥ y que yo tantas veces utilic√© y port√© en mi pesada mochila. Ahora puedo contarle que lo tengo todo en dos sitios principales: mi m√≥vil y mi ¬ęcoraz√≥n¬Ľ. S√≠, mi coraz√≥n tambi√©n. Con el m√≥vil soy capaz de acceder a todos los contenidos que deseo de forma online, de manera inmediata y en numerosos portales: unos gratuitos, otros de pago. Pero, escojo siempre aquellos contenidos y formatos que logran motivarme y ¬ęenamorarme¬Ľ. S√≠, yo que aprendo a diario y que ya tengo un cerebro adulto.

Para conseguir aprender necesito ver y sentir, no solo con palabras, lo que tengo delante. Necesito hacerme una idea mental (un mapa) de cada parte y descubrir la relaci√≥n entre conceptos y su pr√°ctica (pensamiento visual). Necesito interactuar con mi contenido: visionarlo con un v√≠deo interactivo, evaluarme con mis compa√Īeros de manera cooperativa, ¬ęjugar¬Ľ con ellos mientras aprendo a trav√©s de entornos gamificados, ponerme a prueba por medio de retos de aprendizaje, descubrir historias asociadas a problemas complejos. Tambi√©n me gustan los contenidos que me ense√Īan a tomar decisiones y lo hago mejor por medio de paisajes de aprendizaje que me gu√≠an los caminos a escoger en funci√≥n de mis habilidades t√©cnicas y transversales (aquellas que hacen funcionar mi hemisferio derecho y mi am√≠gdala -¬ęla de las emociones¬Ľ). Me gusta sentir que aprendo con firmeza, excelencia, pero tambi√©n con emoci√≥n.

Es por ello, o as√≠ lo considero, que actualmente, los formatos de contenido online, est√°n muy en auge y m√°s en situaciones como las que vivimos actualmente, donde los momentos de confinamiento no son ning√ļn impedimento para seguir aprendiendo, formarse y hacerlo de manera global en cualquier escenario y con compa√Īeros de cualquier lugar del mundo. Pero no vale cualquier contenido online, no funciona todo. Deben ser contenidos enriquecidos, muy adaptados al cambio, a la sociedad l√≠quida en la que vivimos y a las nuevas formas de procesar la informaci√≥n para luego almacenarla y transformarla en hechos/tareas profesionales. Deben seguir un orden l√≥gico y saberse encoger en cada caso. Deben hablar de historias en primera persona y deben conseguir transmitir. S√≥lo debemos pensar, por ejemplo, en c√≥mo recibimos las √ļltimas noticias de alto impacto social provocados por la pandemia mundial sufrida, c√≥mo estamos aprendiendo nuevos conceptos m√©dicos, econ√≥micos y sobre nuestro vecino: c√≥mo aprendemos a trav√©s de las emociones , es lo que llamamos aprendizaje significativo.

De manera resumida se pueden destacar las siguientes metodolog√≠as activas m√°s empleadas: Storyboard, Storytelling, Design thinking, Pedagog√≠a flexible, Aprendizaje adaptativo, Gamificaci√≥n, Learning by doing, Aprendizaje por proyectos y retos, Agile y Scrum. Muy √ļtiles entornos online. Todas ellas, adem√°s, deben considerar siempre como foco central al estudiante y su experiencia de usuario virtual. y, todo ello, con un buen elenco de profesorado con gran rigor y accesible detr√°s de la pantalla.

Todas ellas funcionan. Pero hay que ense√Īar a emplearlas, hay que saber entender a los perfiles profesionales que tenemos enfrente, la mayor√≠a con variedad de conocimientos adquiridos previamente, larga experiencia y un sinf√≠n de formaciones de todo tipo recibidas. No es un reto solo de alumnos, sino que en este ciclo estamos todos inmersos: los profesores y expertos en materias, los facilitadores y los propios estudiantes tambi√©n tenemos mucho que ense√Īar y aprender.

El gran desaf√≠o, bajo mi punto de vista, est√° en luchar contra la resistencia al cambio. Un cambio no tan dr√°stico, no todo ha de ser ¬ęno tradicional¬Ľ ahora, pero se debe tener una buena combinaci√≥n de metodolog√≠as tradicionales VS activas. Y esto ser√° fundamental en el mundo online en el que todos nos encontramos. Simplemente debemos desaprender un poco para volver a aprender de manera activa tambi√©n.

Y esto fue lo que le pude responder a mi abuelo recientemente, a través de un esquema visual. Creo que consiguió aprenderlo.

Sandra Valera
Sandra Valera es consultora de Formación online de Afi Escuela de Finanzas.