Uso de cookies

Este sitio web solo utiliza cookies tcnicas propias obligatoras con la finalidad de hacer que su navegación sea segura.
Asimismo, utiliza cookies de terceros opcionales para hacer análisis estadístico de las visitas a la web y conocer su usabilidad.
Si desea más información o cambiar la configuración de su navegador, puede visitar nuestra Política de Cookies.
Pulse el botón "Rechazar cookies opcionales" o "Aceptar todas las cookies" para confirmar que ha leído y aceptado la información aquí presentada.

Quinta revolución industrial

La tecnología vuelve a transformar la economía y las empresas

Septiembre de 2022
Nos encontramos inmersos en plena cuarta revolución industrial y ya despunta en el horizonte la siguiente. Como las anteriores, esta traerá nuevos cambios y transformaciones de los sistemas productivos y sociales de la mano de las nuevas tecnologías que servirán de palanca para esta metamorfosis. Hay dos factores comunes en cada revolución industrial: el primero es el tiempo entre ellas, el cual se ha visto reducido velozmente según el paso de estas; el segundo es una transformación masiva de los empleos, hubo trabajos que desaparecieron para siempre y nuevos trabajos que aparecieron de la mano de las tecnologías que han impulsado cada revolución. Pero, ¿estamos preparados para la quinta revolución industrial?

Para contextualizar lo que viviremos en la quinta revolución industrial, es importante tener presente las cuatro etapas anteriores de transformación económica vividas por la humanidad:

  • La primera revolución industrial tuvo lugar entre los siglos XVIII y XIX y se inició en las industrias textiles en Gran Bretaña de la mano de la invención de la máquina de vapor. Supuso la mecanización de multitud de procesos industriales.
  • La segunda revolución industrial se llevó a cabo entre el final del siglo XIX y comienzos del siglo XX de la mano de nuevas fuentes de energía como el petróleo y la electricidad, que permitieron la producción en serie de bienes.
  • Las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) con la aparición de los ordenadores dan lugar a la tercera revolución industrial hacia mediados del siglo XX.
  • Los grandes avances tecnológicos en diferentes campos como la robótica, la inteligencia artificial, el Big Data, o el Internet of Things (IoT), abren una nueva etapa y con ella la cuarta revolución industrial impulsora de la digitalización de procesos y servicios en este siglo XXI.

¿Qué nos deparará esta quinta revolución industrial? Para Pratik Gaurim, emprendedor, CEO de 5th Element Group en India y uno de los pioneros en emplear el término quinta revolución industrial, el objetivo de esta revolución estará en compatibilizar los beneficios de las grandes empresas con el progreso, la sostenibilidad, el cuidado del medio ambiente y el respeto a los derechos humanos. En sus propias palabras: "Empresas, filántropos, emprendedores sociales, entidades sin ánimo de lucro trabajarán juntos para diseñar soluciones que maximicen los beneficios empresariales y el progreso, pero sin comprometer aspectos como el cambio climático y los valores humanitarios" [1]. Según la Unión Europea, la industria 5.0 [2] "ofrece una visión de la industria que va más allá de la eficiencia y la productividad como únicos objetivos, y refuerza el papel y la contribución de la industria a la sociedad" y "sitúa el bienestar del trabajador en el centro del proceso de producción y utiliza las nuevas tecnologías para proporcionar prosperidad más allá del empleo y el crecimiento, respetando los límites de producción del planeta" [3]. En este sentido, la Unión Europea, a través de los fondos del Plan de Recuperación Next Generation EU, intentará reconducir los beneficios de la cuarta revolución industrial, como el desarrollo tecnológico, innovación y digitalización, para conseguir una industria y un crecimiento económico sostenibles y resiliente, así como centrado en el ser humano.

Dicho de otra forma, la quinta revolución industrial de las personas, cambiará el enfoque mantenido hasta ahora donde primaban únicamente los beneficios empresariales y el crecimiento económico, para poner también a las personas y al planeta en el centro de la escena.

Los pilares para conseguir el salto a la quinta revolución industrial son los siguientes:

Pilares para la quinta revolución industrial
Fuente: Comisión Europea, 2021
  • El ser humano como parte central del cambio. Se sitúa el bienestar del trabajador en el centro de la producción. El uso de nuevas tecnologías, para brindar prosperidad más allá del empleo y el crecimiento, mostrará a las empresas como proveedores de soluciones a los problemas de nuestra sociedad y como empleadores atractivos a los jóvenes talentos. La Inteligencia Artificial y la robótica permiten una innovación radical en el puesto de trabajo. El desarrollo de nuevas tecnologías innovadoras y centradas en el ser humano permitirá apoyar y empoderar a los trabajadores en lugar de reemplazarlos (es importante recordar que existen multitud de puestos de trabajo en riesgo de desaparecer al ser más susceptibles de automatización por las nuevas tecnologías). La nueva industria se basará en un sistema de colaboración entre máquinas y trabajadores en lugar de una automatización casi total de las líneas de producción. Los cobots, o robots colaborativos, tomarán una gran importancia ya que permitirán "humanizar" la producción industrial. Del mismo modo, la inteligencia artificial y la robótica se encargarán de las tareas más peligrosas y rutinarias, dejando a las personas aquellas tareas que sólo el ser humano puede realizar. Las cadenas de producción serán más rápidas y eficientes por la colaboración máquina-humano. En este sentido, también veremos cómo los dispositivos de mejora humana (human augmentation) como exoesqueletos y microchips pueden mejorar la seguridad laboral [4]. Además, será más habitual que los trabajadores cuenten con wereables o gadgets como relojes o gafas de realidad aumentada que den apoyo remoto en tiempo real para tareas críticas sin necesidad de que el trabajador desvíe su atención [5]. Debido al despliegue de todas estas nuevas tecnologías nuevos puestos de trabajo aparecerán. Imprescindible en este pilar, será la implicación femenina en las disciplinas STEM para conseguir la igualdad de género, fomentando la participación masiva de la mujer en las profesiones tecnológicas [6].
  • Resiliencia: La Unión Europea define como estrategia resiliente aquella que es "ágil y resistente con tecnologías flexibles y adaptables". La crisis del COVID-19 o la guerra de Ucrania han supuesto un duro golpe a las economías e industrias debido a los problemas en las cadenas de suministro o los precios de los carburantes y la energía. Una vez más, el enfoque principal de las empresas no deberá ser el beneficio o la eficiencia, sino crear empresas capaces de anticiparse a este tipo de crisis, reaccionando para garantizar la supervivencia de éstas. Para ello será imperativo apoyarse en la disrupción tecnológica, aplicando herramientas como el Big Data y el análisis masivo de datos para detectar patrones con el objetivo de mejorar la toma de decisiones y el control y la gestión de riesgos en tiempo real.
  • Sostenibilidad: En palabras de la Unión Europea, el objetivo es "reverdecer la economía". Para ello, las nuevas tecnologías, fuentes de energía y el replanteamiento de los procesos de producción, será clave para reducir el impacto ambiental y la transición verde o ecológica. No hace falta recordar que los recursos del planeta no son infinitos, por lo que será necesario respetar unos límites que nos permitan garantizar crecimiento y el bienestar de los ecosistemas de la Tierra. Reducción de los gases de efecto invernadero, aumento de las energías renovables y mejora de la eficiencia energética serán los principales objetivos de este pilar. En este proceso de descarbonización de las economías jugará un papel importante el hidrógeno verde, producido a partir de energías renovables y almacenado en grandes cantidades por largo periodos de tiempo para reconvertirlo en electricidad mediante pilas de combustible. La computación cuántica podrá ayudar en este proceso, algunos de los cálculos necesarios para conseguir las futuras energías verdes no se conseguirán con las tecnologías actuales, pero sí con los nuevos ordenadores cuánticos [7]. Las empresas, además deberán tener muy presentes los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

Es cierto que estamos hablando de la quinta revolución industrial, o industria 5.0, pero muchas empresas siguen en la cuarta revolución o inclusive en la tercera. El empuje de la Unión Europea será clave para que las empresas den este nuevo paso de gigante se adentren en una nueva fase de progreso.


[1] Gauri, Pratik . TEDx Talks. 5th industrial revolution - Humanity, Purpose, and Inclusivity. [Online] https://youtu.be/RDiHaHPOVH0.
[2] European Commission, Directorate-General for Research and Innovation. Industry 5.0 Human-centric, sustainable and resilient. [Online] 2021. https://research-and-innovation.ec.europa.eu/research-area/industry/industry-50_en
[3] European Commission, Directorate-General for Research and Innovation. Industry 5.0: Towards more sustainable, resilient and human-centric industry. [Online] Enero 7, 2021. https://research-and-innovation.ec.europa.eu/news/all-research-and-innovation-news/industry-50-towards-more-sustainable-resilient-and-human-centric-industry-2021-01-07_en
[4] Santos, Raphael. airswift. What is human augmentation and what does it mean for the industry? [Online] Junio 7, 2022. https://www.airswift.com/blog/human-augmentation
[5] Gianatti, Toni-Louise. SoterAnalytics. Safety Wearables for the Workplace That Keep You Safe. [Online] Agosto 27, 2021 https://soteranalytics.com/soter-blog/safety-wearables-for-the-workplace-that-keep-you-safe/
[6] Barrios, Pilar. Empresa Global. STEM y mercado laboral. [Online] Marzo 2019. https://www.empresaglobal.es/EGAFI/contenido/1836171/1601152/stem-y-mercado-laboral.html
[7] Peter Cooper, Philipp Ernst, Dieter Kiewell, and Dickon Pinner. McKinsey Digital. Quantum computing just might save the planet. [Online] Mayo 19, 2022. https://www.mckinsey.com/business-functions/mckinsey-digital/our-insights/quantum-computing-just-might-save-the-planet


José Manuel Rodríguez Madrid es consultor de Afi