Uso de cookies

Este sitio web solo utiliza cookies tcnicas propias obligatoras con la finalidad de hacer que su navegación sea segura.
Asimismo, utiliza cookies de terceros opcionales para hacer análisis estadístico de las visitas a la web y conocer su usabilidad.
Si desea más información o cambiar la configuración de su navegador, puede visitar nuestra Política de Cookies.
Pulse el botón "Rechazar cookies opcionales" o "Aceptar todas las cookies" para confirmar que ha leído y aceptado la información aquí presentada.

Una aproximación a la juventud española

Junio de 2022
El número de jóvenes ha ido perdiendo peso gradualmente dentro del conjunto de la población española. Estos cambios demográficos se han producido conjuntamente con una mayor diversidad de sus orígenes y modelos familiares. Por lo general, a mayor nivel formativo mayor tasa de empleo, aunque la tasa de jóvenes que abandonan de manera anticipada la educación está muy por encima de la de otros países del entorno. La formación es uno de los elementos clave para facilitar la adaptación de los jóvenes al mercado laboral, cuyos focos estratégicos se encuentran en la ciencia, la tecnología y la sostenibilidad.

Eurydice es la red europea de información sobre educación que favorece la cooperación en esta materia. Publica descripciones de los sistemas educativos nacionales, informes comparativos sobre temas específicos, indicadores y estadísticas, así como noticias y artículos relacionados con el ámbito educativo. A partir de datos de diferentes fuentes oficiales proporciona también una radiografía actualizada [1] de la población española en términos demográficos, educativos y de empleo.

Según datos del INE, desde el año 2000 la evolución de las cifras de población en España muestran una caída en el grupo de edad de 15 a 29 años de ocho puntos porcentuales y un estancamiento en la población de 0 a 14 años. Por el contrario, se observa un aumento general de población en todos los rangos de edad superiores a 45 años. La demografía española se ha ido transformando en las últimas décadas, registrando un descenso de población joven debido principalmente a dos factores. Una disminución de la tasa de fertilidad, que se ha reducido a 1,31 hijos por mujer, y un incremento de la longevidad, hasta alcanzar una esperanza de vida de 83 años en 2019, entre las más altas del mundo. Por tanto, la población joven ha ido perdiendo peso gradualmente dentro del conjunto de la población y, como consecuencia, se ha producido también un aumento en la edad media, que sitúa a España como uno de los países más envejecidos de Europa. Además, los cambios demográficos en la juventud se han producido en paralelo junto a una mayor diversidad de sus orígenes y a una ampliación de los modelos familiares.

Respecto al nivel de educación cabe destacar que entre 2010 y 2020 las personas que poseen educación superior aumentan en todos los rangos de edad, disminuyendo también la población con formación inferior a la segunda etapa de educación secundaria. Así, el porcentaje de personas entre 25 y 34 años con educación superior ha aumentado en 7,1 puntos porcentuales.

En lo referente a los movimientos migratorios, España fue receptor de inmigración entre 2000 y 2010. Aunque en ese último año el saldo migratorio comenzó a ser negativo, debido a las consecuencias de la crisis financiera, manteniéndose así hasta el año 2016. Prácticamente el 80% de los alumnos extranjeros se matriculan en centros públicos. En la educación privada el porcentaje mayor está compuesto por alumnos de la UE, seguidos a distancia de alumnos de Asia y América.

Uno de los principales problemas sociales en el país es el desempleo y afecta especialmente a los más jóvenes, lo cual influye significativamente en la pérdida de población. Otro de los colectivos más perjudicados por el desempleo es el de los mayores de 45 años, ya que encuentran mayores dificultades para reincorporarse de nuevo al mercado laboral. Por lo general, a mayor nivel formativo mayor tasa de empleo. Esto conlleva también que la tasa de empleo según el nivel de formación haya mejorado en 5,6 puntos entre 2010 y 2019. Se observa esta mejora en todos los rangos de edad y nivel de educación, salvo en el rango de 25-34 años con educación superior cuya tasa se mantiene estable. Sin embargo, entre 2010 y 2020, la tasa de población joven que ni trabaja ni estudia ha aumentado algo más de medio punto porcentual. Aunque se ha reducido en un 12,2% entre aquellos con un nivel inferior a la segunda etapa de la Educación Secundaria. Entre la población joven, el porcentaje con un nivel de segunda etapa de Educación Secundaria y Superior ha subido un 3,8%.

Los debates sobre la juventud son habituales en la agenda pública. El informe Juventud en España [2] muestra una panorámica general de la situación de los jóvenes españoles atendiendo a su heterogeneidad. Centrándose en temas como la educación, el empleo, intereses como ocio y actitudes hacia la igualdad de género o cambio climático, entre otros. El mercado de trabajo se ha visto afectado por la pandemia y uno de los colectivos perjudicados han sido los jóvenes, que han vivido una segunda gran crisis tras la financiera de 2008.

Un problema significativo en España es la tasa de jóvenes que abandonan de manera anticipada la educación (16%), incrementándose hasta el 20,2% en el caso de los jóvenes varones, muy por encima de los siguientes países de nuestro entorno. Tener progenitores con estudios está relacionado con lograr mejores resultados académicos y con menores probabilidades de abandonar la formación. Asimismo, entre los aspectos que se están intentando abordar ya destacan la sobrecualificación (jóvenes ocupados en puestos de trabajo por debajo de su nivel formativo) o el aumento del peso de la Formación Profesional. En términos de movilidad social, con datos de la encuesta INJUVE, , siendo la educación superior un condicionante para acceder al empleo cualificado y, por tanto, para mantener o mejorar la clase social de partida. En 2010, un 53,3% de jóvenes entre 18 y 34 años vivía aún con sus padres y en 2019 ese porcentaje ha aumentado diez puntos más, siendo la edad media de emancipación juvenil de 29,5 años, una de las más tardías de Europa.

Las conclusiones de dicho informe van encaminadas hacia una etapa de inversión cultural, económica y social hacia la juventud, que ha sufrido las consecuencias de la crisis de 2008, de la pandemia y también de la situación actual. Y para facilitar su adaptación al mercado laboral, cuyos focos estratégicos se encuentran en la ciencia, la tecnología y la sostenibilidad, la apuesta por la formación es uno de los componentes clave, pues aporta crecimiento y progreso a la sociedad en general y a los jóvenes en particular.


[1] Population: demographic situation, languages and religions | Eurydice (europa.eu)
[2] http://www.injuve.es/sites/default/files/adjuntos/2021/03/informe-juventud-en-espana-2020-resumen-ejecutivo.pdf


Pilar Barrios es socia de Afi Escuela de Finanzas