Uso de cookies

Este sitio web solo utiliza cookies técnicas propias obligatoras con la finalidad de hacer que su navegación sea segura.
Asimismo, utiliza cookies de terceros opcionales para hacer análisis estadístico de las visitas a la web y conocer su usabilidad.
Si desea más información o cambiar la configuración de su navegador, puede visitar nuestra Política de Cookies.
Pulse el botón "Rechazar cookies opcionales" o "Aceptar todas las cookies" para confirmar que ha leído y aceptado la información aquí presentada.

La otra crisis

Diciembre de 2021 2021 ha supuesto un retroceso en cuanto a la lucha contra la violencia machista a nivel mundial.

Detrás de la crisis de la pandemia de la COVID-19 que nos acompaña por segundo año, se agudiza otra crisis relacionada con la violencia de género.

Y es que según el último informe publicado hace unos días por Naciones Unidas, el 2021 ha supuesto un retroceso en cuanto a la lucha contra la violencia machista a nivel mundial. El 25% de las mujeres encuestadas por dicho organismo ha declarado tener miedo en el hogar, debido a que sufre maltrato físico. Y el 40% ha manifestado que tiene más miedo hoy al caminar sola por la calle.

dos menos que el año anterior, de las cuales el 40% han sido asesinadas en el medio rural, en municipios de menos de 20.000 habitantes, según datos de Fademur. Es importante hacer esta distinción porque las recetas para combatir la violencia son diferentes: en poblaciones pequeñas todo el mundo sabe qué sucede en la puerta de al lado, y es por ello que la concienciación social, denunciar lo que está pasando, es fundamental para evitar más casos de violencia de género.

¿Pero cómo dar un giro a esta situación? Según numerosos informes, la violencia de género es en muchos casos causa de falta de empoderamiento femenino, de dependencia económica y social. La falta de trabajo o de otras fuentes de recursos económicos están detrás de muchos casos de violencia machista.

Ayudar a las mujeres a través de la formación, a que tengan un empleo, reduciría las cifras a nivel global. La otra receta está en la concienciación social, en no mirar a otro lado, en denunciar los casos que tengamos cercanos. Porque no olvidemos que detrás de una víctima de violencia de género, suele haber muchos más víctimas: hijos, familiares, amigos, que se ven afectados por la situación.

Entre todos podemos hacerlo -organismos públicos, sociedad civil-, cada uno tenemos nuestra responsabilidad.

Mi deseo para 2022: víctimas "cero". ¿Me ayudas a conseguirlo?

Mónica Guardado es socia directora general de Afi Escuela de Finanzas