Uso de cookies

Este sitio web solo utiliza cookies tťcnicas propias obligatoras con la finalidad de hacer que su navegación sea segura.
Asimismo, utiliza cookies de terceros opcionales para hacer análisis estadístico de las visitas a la web y conocer su usabilidad.
Si desea más información o cambiar la configuración de su navegador, puede visitar nuestra Política de Cookies.
Pulse el botón "Rechazar cookies opcionales" o "Aceptar todas las cookies" para confirmar que ha leído y aceptado la información aquí presentada.

Impacto de género de los Presupuestos Generales del Estado para 2021

Marzo de 2021
En su edici√≥n para 2021 el Informe de Impacto de G√©nero que acompa√Īa a los Presupuestos ha incluido un nuevo empuje metodol√≥gico con el fin de contar con una herramienta m√°s robusta y estandarizada con la que identificar y eliminar la brecha de g√©nero en el √°mbito de las pol√≠ticas p√ļblicas competencia de la Administraci√≥n General del Estado

Los rigores de la pandemia y el aumento sin precedentes del gasto p√ļblico previsto para 2021 en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) gracias, en buena parte, a la respuesta coordinada que la Uni√≥n Europea quiere dar a la crisis econ√≥mica, han supuesto que pase ciertamente desapercibido el Informe de Impacto de G√©nero que los acompa√Īa que, si bien, se viene elaborando desde hace m√°s de una d√©cada, este a√Īo incluye importantes novedades.

Como sabemos, aplicar la perspectiva de género a cualquier cuestión, bien sea social, bien económica, implica analizar si existen desigualdades entre hombres y mujeres que no pueden explicarse por la biología y que limitan o, como mínimo, obstaculizan la igualdad de oportunidades entre ambos sexos. Dotar el presupuesto de perspectiva de género implica detectar programas o proyectos que pueden estar perpetuando desigualdades para modificarlos y, en su caso, asignar recursos para luchar contra ellas.

¬ŅPor qu√© elaborar un presupuesto con perspectiva de g√©nero?: Bases te√≥ricas

El informe, que ha experimentado diversas modificaciones y mejoras desde su primera publicación en 2008[1], pretende contribuir a la política de igualdad entre mujeres y hombres de la Unión Europea (denominada mainstreaming) y a las discusiones generadas en otros foros como el Fondo Monetario Internacional, la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

El concepto de mainstreaming fue asumido expl√≠citamente ya en 1995 por la Plataforma de Acci√≥n de la Cuarta Conferencia Mundial sobre Mujeres de Naciones Unidas celebrada en Pek√≠n, que requiri√≥ a los gobiernos y otros actores promocionar una pol√≠tica activa y visible del mainstreaming de g√©nero en todas las pol√≠ticas y programas, para que, antes de que se tomen las decisiones, se realice un an√°lisis de los efectos producidos en mujeres y hombres, respectivamente[2]. Tras ello, el t√©rmino Gender Mainstreaming fue precisado en 1998, en el seno del Consejo de Europa como la (re)organizaci√≥n, mejora, desarrollo y evaluaci√≥n de los procesos pol√≠ticos para incorporar, por parte de los actores involucrados en dichos procesos, una perspectiva de igualdad de g√©nero en todos los niveles y fases de las pol√≠ticas. Posteriormente, este t√©rmino fue traspuesto a la normativa espa√Īola en el a√Īo 2007, a trav√©s de la Ley Org√°nica para la Igualdad efectiva entre Mujeres y Hombres.

Presupuestos con perspectiva de género en el mundo: un largo camino por recorrer

Seg√ļn el √ļltimo informe de la OCDE sobre presupuestos con perspectiva de g√©nero, tan solo 17 de los 37 pa√≠ses miembros han incorporado este enfoque en la elaboraci√≥n de los mismos: Austria, B√©lgica, Canad√°, Chile, Corea, Espa√Īa, Finlandia, Islandia, Irlanda, Israel, Italia, Jap√≥n, M√©xico, Pa√≠ses Bajos, Portugal, Noruega, y Suecia[3]. Esto pone de manifiesto el largo camino que queda por recorrer en este √°mbito y la importancia de que Espa√Īa se dote con una herramienta de presupuestaci√≥n por g√©nero robusta y exportable a otros territorios.

Países de la OCDE con presupuestos con perspectiva de género
Fuente: OCDE

Informe de impacto de género en los PGE 2021: principales novedades y conclusiones aportadas

Para incorporar la perspectiva de g√©nero en los PGE 2021 se ha utilizado una metodolog√≠a de origen sueco conocida como ¬ęde las 3-R¬Ľ, ya que pivota sobre an√°lisis de: la Realidad, la Representaci√≥n y los Recursos-Resultados. Al ser el primer a√Īo que se implanta, se ha considerado como provisional, y se esperan tanto un desarrollo como su aprobaci√≥n posterior para que sea aplicada en futuros proyectos de ley.

Las principales características y hallazgos puestos de manifiesto en cada una de las 3-R son:

  • Realidad: a trav√©s de este cap√≠tulo se repasa la situaci√≥n de la mujer en ocho campos clave: empleo, educaci√≥n, salud, conciliaci√≥n y corresponsabilidad, ciencia y tecnolog√≠a, delito y violencia y, poder y toma de decisiones, poni√©ndose de manifiesto la realidad por todos conocida sobre la situaci√≥n de desigualdad de la mujer respecto a los hombres en cuestiones que van m√°s all√° del propio mercado laboral.
  • Representaci√≥n: en este cap√≠tulo se muestra la situaci√≥n del empleo del Sector P√ļblico espa√Īol atendiendo al sexo de los empleados. Como indicador central se utiliza el √≠ndice de presencia relativa de hombres y mujeres (IPRHM), completado con las variables como salarios, niveles administrativos, tipo de contrato, tipo de administraci√≥n, etc. De este cap√≠tulo se deriva que, al contrario que en el sector privado, un cumplimiento del rango de equilibrio para todo el Sector P√ļblico en general, con una moderada presencia mayoritaria de mujeres. En todo caso, la √ļnica Administraci√≥n con mayor√≠a relevante de mujeres es la Administraci√≥n Auton√≥mica (IPRHM de 1,40). Este desequilibrio se debe al predominio de la presencia femenina en los √°mbitos sanitarios y docencia no universitaria.
  • Recursos-Resultados: en este cap√≠tulo se han catalogado 234 programas (el 80% del total de los programas que integran el Proyecto de PGE 2021) en t√©rminos de pertinencia de g√©nero. De este modo, y para cada uno de ellos, se realiza una descripci√≥n en t√©rminos de igualdad, se explican las principales l√≠neas de actuaci√≥n relacionadas con la igualdad de g√©nero y se recogen los objetivos e indicadores espec√≠ficos en materia de igualdad que se han establecido para el programa. Esta metodolog√≠a se ha definido teniendo en cuenta modelos internacionales y nacionales, as√≠ como las recomendaciones de la OCDE y del FMI. En base a ella, el Gobierno ha catalogado los programas en funci√≥n de su pertinencia de G√©nero, distinguiendo cuatro estratos: alta, media, baja o sin pertinencia.

A partir de esta √ļltima clasificaci√≥n se puede realizar una valoraci√≥n conjunta de los PGE 2021 en t√©rminos de pertinencia de g√©nero, resultando que un 85% de los programas analizados poseen pertinencia de g√©nero. Tambi√©n es de destacar que un 18% de los programas analizados se clasifican como de pertinencia de g√©nero alta gracias al sfuerzo realizado en los √ļltimos a√Īos en la Administraci√≥n General de Estado para incorporar en los programas de gasto criterios, actuaciones y medidas que fomenten la igualdad de g√©nero o eliminen posibles desigualdades, as√≠ como objetivos e indicadores espec√≠ficos en materia de igualdad.

Porcentaje de programas seg√ļn su pertinencia de g√©nero
Fuente: Informe de Impacto de Género, MHAP

Agrupando estos programas por políticas de gasto, la justicia ejerce un papel clave en la erradicación de la desigualdad por razón de género, y en especial, en la lucha contra la violencia de género. También se observa una alta pertinencia de género en la política de pensiones, donde la menor participación de las mujeres en el mercado laboral ha derivado en una menor aportación al sistema de la Seguridad Social por parte de estas, y consecuentemente, en la percepción de pensiones más exiguas.

Por √ļltimo, es necesario destacar, entre otras, la pol√≠tica de servicios sociales y promoci√≥n social, donde el Ingreso M√≠nimo Vital ha tenido en cuenta en su dise√Īo las diferencias establecidas por la dimensi√≥n de g√©nero a la hora de analizar el impacto redistributivo.

Además de todo ello, el informe no es ajeno a la situación actual y a los planes de inversión que se están elaborando al hilo de la respuesta europea a la pandemia, reconociendo que el propio Informe se configura como uno de los primeros pasos para la implementación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, concretamente del eje dedicado a la eliminación de la brecha de género.

Estamos, por tanto, ante una pieza más del engranaje que necesitamos como país para luchar en favor de la igualdad de género. Sin duda, el valor de este documento residirá no solo en sus acciones concretas, sino en su capacidad tractora sobre el sector privado. Una suerte de benchmark que eleve la capacidad del tejido productivo para dar un papel relevante a las políticas de igualdad.


[1] Disponibles aquí, a partir de 2011: https://www.sepg.pap.hacienda.gob.es/sitios/sepg/es-ES/Presupuestos/DocumentacionEstadisticas/Documentacion/Paginas/InformeImpactoGenero.aspx
[2] El mainstreaming de género en la Unión Europea. Lombardo, E. Aequalitas. Revista Jurídica de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres, vol. 10-15, Mayo-Diciembre 2003, pp. 6-11
[3] Además, Francia y Turquía están actualmente considerando su implantación.


Carmen L√≥pez es consultora del √°rea de Finanzas P√ļblicas de Afi.