Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias obligatoras y de terceros opcionales con la finalidad de hacer que su navegación sea segura, hacer análisis estadístico de las visitas a la web y conocer su usabilidad.
Si desea más información o cambiar la configuración de su navegador, puede visitar nuestra Política de Cookies.
Pulse el botón "Rechazar cookies" o "Aceptar cookies" para confirmar que ha leído y aceptado la información aquí presentada.

Tecnolog铆a y comunicaciones despu茅s de la pandemia

Mayo de 2020
No cabe duda de que muchos de los cambios que ha tra铆do esta crisis van a cambiar de forma permanente la forma en que nos relacionamos entre nosotros y con las empresas y organizaciones que nos suministran productos y servicios.

Circula por Internet un meme que dice: 驴Qui茅n ha liderado la transformaci贸n digital de tu compa帽铆a? La respuesta correcta es 芦COVID-19禄, en lugar de CEO o CTO. Algunos otros memes reclaman un aplauso para los inform谩ticos que configuraron VPN y conexiones remotas a un ritmo fren茅tico durante el inicio de la pandemia. Bromas aparte, es evidente que la mayor parte de las empresas han hecho de la necesidad virtud y han acelerado de forma dr谩stica la puesta en marcha de soluciones de teletrabajo y acceso remoto a sus recursos tecnol贸gicos.

No cabe duda: . Menci贸n especial merece Zoom, cuyo n煤mero de usuarios diarios pas贸 en apenas tres meses de 10 a 200 millones (el valor de su acci贸n en bolsa creci贸 en ese mismo periodo de 70 a 160 d贸lares), si bien esta base de usuarios es mucho m谩s reducida que la de soluciones como Google Suite, con m谩s de 2.000 millones de cuentas.

驴Qui茅n ha liderado la transformaci贸n digital de su empresa?
Fuente: Twitter.

La pandemia no solo ha servido para que las empresas desempolven y actualicen sus planes de contingencia y den acceso remoto a sus empleados. Tambi茅n han supuesto un cambio en la cultura de muchas empresas, que se plantean conservar parte de los beneficios del teletrabajo una vez finalizada la crisis. El ministro de Trabajo de Alemania, Hubertus Heil, declaraba recientemente que desde su cartera se est谩 trabajando en una legislaci贸n que permita a los empleados el teletrabajo una vez haya pasado la actual crisis sanitaria.

Junto con las empresas de soluciones de comunicaci贸n, se han beneficiado muchas otras, como las relacionadas con el manejo masivo de datos, virtualizaci贸n de software, ciberseguridad, inteligencia artificial, SaaS en cualquier 谩mbito y, en general, todas aquellas compa帽铆as que basan su modelo de negocio en la provisi贸n de bienes no f铆sicos, fuertemente apalancados en tecnolog铆a. Entre las empresas fuertemente digitalizadas que ofrecen bienes y servicios f铆sicos el comportamiento ha sido muy desigual, dependiendo de la naturaleza de dichos bienes. El ejemplo m谩s destacado en este 煤ltimo grupo es Amazon, con una subida en valor burs谩til del 40% desde que comenzasen los confinamientos en occidente hasta la publicaci贸n de este art铆culo.

La crisis no s贸lo ha tenido un efecto positivo en la digitalizaci贸n de las empresas. Tambi茅n ha supuesto un gran impulso en la alfabetizaci贸n digital de nuestra poblaci贸n, especialmente en aquellos colectivos que m谩s se resist铆an a ella y que coinciden hoy con los grupos de mayor riesgo sanitario. Este aumento en alfabetizaci贸n digital, que pasa desde la utilizaci贸n de soluciones digitales de comunicaci贸n hasta el uso de medios de pago virtual y comercio electr贸nico, supone sin duda un avance que permanecer谩 en nuestra sociedad con posterioridad a esta situaci贸n.

Adem谩s del impacto en la utilizaci贸n de la tecnolog铆a, esta crisis est谩 suponiendo un cambio de percepci贸n sobre valores y derechos fuertemente arraigados en nuestra sociedad. En Espa帽a, hemos asistido a una p茅rdida casi instant谩nea del derecho a la libre circulaci贸n de las personas, como contrapartida para un beneficio mayor: la contenci贸n de la pandemia. En otras sociedades (y culturas), se han reducido los derechos (o garant铆as) de privacidad para identificar, caso por caso, a aquellos individuos con mayor riesgo de contagio que, puestos en aislamiento, podr铆an contribuir a la lucha contra la extensi贸n de la epidemia. La visi贸n cada vez m谩s negativa y suspicaz sobre el papel de los gigantes de la tecnolog铆a en nuestra sociedad (la denominada 芦techlash禄) se ha suavizado en gran medida a partir de su contribuci贸n m谩s o menos altruista para mejorar nuestras condiciones de vida durante el aislamiento.

No cabe duda de que muchos de los cambios que ha tra铆do esta crisis van a cambiar de forma permanente la forma en que nos relacionamos entre nosotros y con las empresas y organizaciones que nos suministran productos y servicios. Necesariamente, las 谩reas de comunicaci贸n y marketing digital van a subir un escal贸n en su relevancia dentro de nuestras organizaciones, independientemente del sector o audiencia a que nos dirijamos.

En el lado negativo de esta situaci贸n, en lo referido al 谩mbito digital, se encuentran muchas startups y modelos de negocio que, apostando a escala, no disponen de recursos y m煤sculo financiero para soportar una pausa de tan larga duraci贸n. Muchas de ellas (y, desafortunadamente, mucha de la riqueza que habr铆an generado en el futuro) van a desaparecer o, en el mejor de los casos, diluirse en organizaciones mayores.

Otra realidad que esta situaci贸n ha evidenciado es la gran diferencia existente entre nuestras instituciones p煤blicas y privadas a la hora de transitar de forma 谩gil de la atenci贸n f铆sica a la atenci贸n virtual. A la salida de esta crisis deber铆amos hacer un examen de conciencia que nos permitiera aprovechar en mucha mayor medida los recursos p煤blicos disponibles para contar con una administraci贸n y servicios p煤blicos electr贸nicos mucho m谩s 谩giles, vers谩tiles y orientados al cliente/ciudadano, ayudando a eliminar cuellos de botella, burocratizaci贸n de procesos e ineficacia de los servicios.

Por 煤ltimo, la velocidad a la que muchas empresas nos hemos adaptado a esta nueva realidad va a acarrear riesgos e inconvenientes que deberemos gestionar. Los riesgos de ciberseguridad son los m谩s evidentes cuando los cambios tecnol贸gicos se han adoptado por v铆a de emergencia y, cuanto antes, las empresas han de revisar si sus planes de seguridad se adaptan a la nueva configuraci贸n de sus equipos y redes de comunicaciones. Por otra parte, aunque la adaptaci贸n de muchas empresas al teletrabajo sugiere grandes beneficios en t茅rminos de eficiencia y conciliaci贸n, es muy dif铆cil (y controvertido) conocer el impacto que, a largo plazo, estos modelos de relaci贸n tendr谩n sobre la generaci贸n de innovaci贸n, comunicaci贸n, gesti贸n emocional y transmisi贸n de cultura de nuestras organizaciones.

Borja Foncillas
Borja Foncillas es consejero delegado de Afi y socio director del 谩rea de Soluciones Digitales.