Uso de cookies

Este sitio web solo utiliza cookies técnicas propias obligatoras con la finalidad de hacer que su navegación sea segura.
Asimismo, utiliza cookies de terceros opcionales para hacer análisis estadístico de las visitas a la web y conocer su usabilidad.
Si desea más información o cambiar la configuración de su navegador, puede visitar nuestra Política de Cookies.
Pulse el botón "Rechazar cookies opcionales" o "Aceptar todas las cookies" para confirmar que ha leído y aceptado la información aquí presentada.

#Mujeresquetransforman

Las leyes discriminan a las mujeres

Las mujeres son tratadas de forma diferente por las leyes, lo cual genera un «gap» de discriminación que tiene impacto en los derechos laborales, la movilidad, el emprendimiento, la maternidad y el matrimonio.

Mónica Guardado
Marzo de 2020

El último informe elaborado por el Banco Mundial «Mujer, Empresa y el Derecho 2020» pone de manifiesto que, a nivel global, que tiene impacto en los derechos laborales, la movilidad, el emprendimiento, la maternidad y el matrimonio.

En el mencionado estudio queda patente la relación causal entre la brecha de derechos y el desfase en términos de acceso al mercado laboral y remuneración. Igualmente, se observa que las reformas regulatorias llevadas a cabo por algunos países no tienen un impacto inmediato, siendo necesario que transcurran unos años hasta que las mismas impacten de forma positiva y consigan revertir los gaps de discriminación.

El estudio analiza 35 cuestiones clasificadas en ocho dimensiones (movilidad, trabajo, remuneración, matrimonio, maternidad, emprendimiento, activos y jubilación) cuyo desempeño se traslada a un índice global Women, Business and the Law (WBL) elaborado por el Banco Mundial para 190 economías, y que en 2019 alcanza una puntuación global de 75,2 sobre 100.

Las mayores diferencias en cuanto al tratamiento que las leyes dispensan a hombres y mujeres se dan en la paternidad y maternidad. Debido a que el coste de la maternidad recae parcialmente en los empleadores de las mujeres que han sido madres, y que en numerosos países no están reconocidos los permisos de paternidad remunerados, genera un impacto negativo en las tasas de empleo femenino.

En nuestro país llama la atención que a pesar de registrar 100 en el índice en la dimensión de trabajo y remuneración, la realidad dista mucho de lo que la ley establece, que no es otra cosa que la igualdad entre hombres y mujeres. Esta divergencia entre derechos y realidad sólo se explica por un el arraigo social, cultural y de costumbres, ámbitos en los que sin duda tenemos que seguir trabajando tanto hombres como mujeres si queremos dejar de celebrar (o más bien reivindicar) un #díadelamujer.

Dos años después de su creación, en #MujeresQueTransforman seguiremos trabajando por el empoderamiento femenino y por dar visibilidad a las mujeres que están contribuyendo con su ejemplo a que la igualdad de género sea una realidad más allá de los derechos legales.

Pero no olvidéis que esto no podremos hacerlo sin vosotros.

Mónica Guardado es socia directora de Afi Escuela de Finanzas