El Futuro global de la educación digital

Mayo de 2019
La educación digital permite a cada persona aprender a su propio ritmo, adquirir nuevos conocimientos para proyectarse profesionalmente, volver a la universidad en cualquier momento y a cualquier edad.

Ya son 80 millones de personas las que han participado en algún tipo de formación a través de plataformas digitales. Se trata de uno de los sectores de la economía digital que más rápidamente crece debido al elevado coste de la educación convencional, la rigidez de la oferta, y la falta de innovación. Las universidades no terminan de dar con la fórmula para educar a la fuerza de trabajo del siglo XXI. La educación digital permite a cada persona aprender a su propio ritmo, adquirir nuevos conocimientos para proyectarse profesionalmente, volver a la universidad en cualquier momento y a cualquier edad, y participar en comunidades virtuales en las que se aprende de manera colaborativa.

La mayor parte de los cursos digitales tienen que ver con tecnología, administración de empresas, ciencias sociales, y las ciencias físicas y naturales, si bien proliferan también los cursos sobre las artes y las humanidades. Los mayores operadores son plataformas tales como Coursera, edX, Canvas Network y Udacity, que atraen estudiantes a lo largo y ancho del mundo. También existen plataformas más enfocadas en alguna área cultural, como MiríadaX (del Santander y Telefónica), que ofrece cursos en español, France Université Numérique (FUN) o XuetangX (de Tsinghua University), en mandarín. Mientras que Coursera, Canvas Network, edX y FutureLearn (la filial de Open University) obtienen sus contenidos de redes de universidades, Udacity o XuetanX desarrollan sus propios contenidos.

El auge de la educación digital ha generado también un debate social intenso sobre el papel del ánimo de lucro en este sector tan importante para la sociedad. Coursera, Canvas Network y Udacity son empresas con ánimo de lucro, mientras que edX es una organización sin ánimo de lucro y FutureLearn y XuetangX son filiales de universidades públicas. En mi opinión, el hecho de que exista una oferta diversificada por parte de plataformas de diversa índole es beneficioso para el usuario. Se trata de que haya competencia, sin prejuicios sobre la conveniencia de que la educación sea un sector más de la economía de mercado.

También conviene considerar si las universidades deben sumarse a este tipo de plataformas y ofrecer cursos digitales además de presenciales. Desde mi punto de vista creo que es absolutamente imprescindible que las universidades se incorporen al mundo digital, incluso en competencia con ellas mismas. Se trata, nuevamente, de innovar y de ofrecer mejores oportunidades de formación a un precio asequible y de una manera flexible. Mi propia experiencia como profesor tanto en Coursera como en edX me inclina a apostar por un modelo mixto en el que los estudiantes reciben formación tanto digitalmente como de manera presencial. Creo que el futuro de la educación superior necesariamente tendrá que incluir los formatos digitales.

Un último sector de actividad es la formación digital de los empleados de la empresa. En este campo el líder es Accenture Academy, con la que también he colaborado y que ofrece a las empresas soluciones de formación para reverdecer o ampliar los conocimientos de su fuerza de trabajo en temas técnicos, cumplir con requisitos legales de información sobre regulaciones de trabajo, o preparar a los empleados para una posible promoción o cambio de puesto. Coursera también ha lanzado una división llamada Coursera for Business para operar en este campo. En definitiva, se observa una explosión de la oferta de educación a través de plataformas digitales. Como siempre, el usuario resulta beneficiado al poder acceder más fácilmente a un número mayor de posibilidades y a precios muy atractivos.

Mauro F. Guillén es director del Lauder Institute y catedrático de Dirección Internacional de la Empresa en la Wharton School, así como miembro del Consejo Académico de Afi Escuela de Finanzas