Dinámicas poblacionales en España

Marzo de 2019
El país está viviendo un importante movimiento de migración interna donde la España de interior, salvo Madrid por razones obvias, se mueve hacia las costas y a la capital en busca de empleo. Nos encontramos ante un fenómeno en el que, pese a que la población en su conjunto no crece de manera significativa, sí se están observando cambios dentro del territorio. A través de las métricas de población, empleo y otras variables socioeconómicas que seguimos en www.elsectorpublico.es en el presente artículo analizamos esta evolución y sus implicaciones.

Elsectorpublico.es

Web desarrollada por Afi y patrocinada por BBVA que se dedica al seguimiento y la comparativa municipal y provincial, no solo en aspectos socioeconómicos sino también hacendísticos y financieros.
Acceso a Elsectorpublico.es.

La revisión del padrón municipal a 1 de enero de 2018 refleja un balance muy desigual en el comportamiento poblacional de las 57 provincias españolas. Mientas que el total poblacional aumentó tan solo ligeramente, consolidando la reversión de la tendencia negativa que se venía reflejando entre 2013 y 2016, la mayor parte de las provincias registran reducciones poblacionales.

Variación de la población por provincias entre 2017 y 2018
(%)
Fuente: Afi, a partir de Elsectorpublico.es.

La población en 2018 continúa creciendo en toda la costa mediterránea, las islas, Madrid, País Vasco y Navarra al calor de la recuperación económica y el crecimiento del empleo en esas zonas.

En general, las provincias de interior pierden población en favor de las situadas en zonas costeras y las provincias que albergan las dos grandes capitales (Madrid y Barcelona). A este respecto, también se ven favorecidas las provincias limítrofes a las grandes ciudades, que ganan población dada su cercanía a éstas.

De las veintiséis provincias que pierden población, destacan dos castellano-leonesas, Zamora y Ávila, cuya disminución interanual supera ampliamente el 1%. Además, habría que destacar a nivel regional, el hecho de que Castilla y León, junto con Galicia y Extremadura, son las únicas Comunidades Autónomas (no uniprovinciales) en la que todas sus provincias pierden población respecto al año anterior. Por el contrario, la Comunidad Valenciana, Cataluña, Canarias y País Vasco destacan como las cuatro únicas Comunidades Autónomas (no uniprovinciales) en las que todas sus provincias ganan población.

Las 10 provincias que más población ganan y las 10 que más pierden en 2018
(miles de habitantes)
Fuente: Afi, a partir de Elsectorpublico.es.

Tamaño poblacional de los municipios españoles

Es precisamente el efecto tractor de las grandes ciudades el que está detrás de estos movimientos poblacionales haciendo que el entorno urbano esté cada vez más poblado en detrimento del rural. En todo caso, si comparamos la población española diferenciando por el tamaño poblacional del municipio en el que vive, podemos observar cómo las grandes ciudades (más de quinientos mil habitantes: Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza y Málaga) todavía no han recuperado el total poblacional de 2010 debido al intenso retorno de inmigrantes a sus países de origen durante los años de la crisis.

Son las ciudades medias, entre cien mil y quinientos mil habitantes (muchas veces en los entornos de las grandes capitales y con alquileres y costo de la vida más bajos), las que han conseguido superar en 2018 el nivel de población de 2010.

En todo caso, pese a este proceso de concentración en ciudades grandes y medias, las ciudades entre diez mil y cincuenta mil habitantes continúan siendo las de tamaño poblacional que mayor nivel de habitantes congregan en el país, más de doce millones y medio en 2018.

Habitantes en España según el tamaño poblacional de su municipio
Fuente: Afi, a partir de Elsectorpublico.es.

Este traslado de población desde entornos rurales a las ciudades no se está viendo reflejado en una reducción del número de municipios. Pese a los intentos de concentración del censo municipal llevados a cabo durante la crisis, las resistencias a la pérdida de competencias y el arraigo poblacional han hecho que el número de municipios se mantenga en niveles similares independientemente de las continuas pérdidas poblacionales. Así, a comienzos de 2018 el porcentaje de municipios que se sitúa en el tramo de menos de 5.000 habitantes ya representaba el 84% del total de municipios españoles, de los que más de la mitad tienen menos 500 habitantes. Este hecho plantea serios problemas a la hora garantizar la prestación de servicios, con muchos pequeños núcleos de población dispersa y muy envejecida.

Municipios según su tamaño poblacional en 2018
(%)
Fuente: Afi, a partir de Elsectorpublico.es.

El papel de las grandes ciudades

Como ya se ha puesto de manifiesto, en el lado opuesto se sitúan las grandes ciudades, que presentan en 2018 un balance muy positivo en términos generales. En tan solo dos de ellas, Barcelona y Sevilla, se registra una ligera caída de su población (0,03% y 0,10% respectivamente). Destaca especialmente el comportamiento de Madrid, cuya población crece en 2018 respecto al año anterior casi un 1,2%, seguida por Murcia y Palma. En todo caso, la huella de la crisis todavía no se ha desdibujado, ya que muchas de las grandes capitales aún no han recuperado la población que tenían en 2010. Murcia, Palma, Málaga y Barcelona por este orden son las únicas grandes ciudades con una población mayor en 2018 respecto a 2010.

Evolución poblacional grandes municipios
Revisión del padrón municipal. Grandes municipios
Personas
2017
2018
% Var
% Var acum.
2010-18
Fuente: Afi, a partir de Elsectorpublico.es.
Madrid 3.182.981 3.223.334 1,27 -1,52
Barcelona 1.620.809 1.620.343 -0,03 0,06
Valencia 787.808 791.413 0,46 -2,21
Sevilla 689.434 688.711 -0,10 -2,20
Zaragoza 664.938 666.880 0,29 -1,22
Málaga 569.002 571.026 0,36 0,44
Murcia 443.243 447.182 0,89 1,32
Palma 406.492 409.661 0,78 1,23
Las Palmas de Gran Canaria 377.650 378.517 0,23 -1,25
Bilbao 345.110 345.821 0,21 -2,09

Conclusión

Pese a que la población española ha dejado de menguar, se observa todavía un crecimiento que no cubre las necesidades de relevo generacional y que aún se encuentra por debajo en niveles agregados a la población alcanzada en España en 2010.

El balance por provincias muestra, además, que los crecimientos poblacionales no están siendo homogéneos y que los habitantes de las regiones de interior se están desplazando hacia las costas y la capital por el mayor dinamismo económico. Madrid en este último año ha sido la gran ciudad de las diez mayores de España en la que más ha crecido la población; sin embargo, todavía no ha recuperado el nivel poblacional de 2010. Tan solo Murcia, Palma, Málaga y Barcelona superan ya los registros de dicho año.

Este hecho está generando importantes distorsiones tanto en la prestación de servicios de las zonas más despobladas, como de coste de la vida (especialmente vivienda) en los núcleos que están atrayendo población.

Carmen López es Consultora del área de Administración Pública de Afi.